Cuando rectificar es de sabios: Microchoerus ornatus o el error de Crusafont

Un equipo de investigadores del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) publica un artículo sobre dos dientes fósiles encontrados en Sant Cugat de Gavadons (Moianès) que en 1967 Miquel Crusafont asignó a la especie de primate del Eoceno Microchoerus ornatus. Este hallazgo suponía la única referencia de esta especie fuera de Suiza, el lugar donde fue descrita. Los investigadores han revisado ahora el material y han concluido que los restos no corresponden a esta especie pero que su desgaste no permite asignarlos de forma concluyente a ninguna otra.

El registro fósil en Europa es rico y diverso en cuanto a primates durante el Eoceno, hace entre 34 y 55 millones de años. Los investigadores explican esta radiación evolutiva por el incremento global de temperaturas que se produjo en esa época geológica y que permitió que los primates se diversificaran y ocuparan muchas áreas del hemisferio Norte. Microchoerus es un representante de estos primates, un género de la familia de los omomíidos y de la subfamilia de los microchoerinos. A pesar de su pequeño tamaño, es el microchoerino más grande que se conoce, pesaba entre 500 y 800 gramos de media aunque alguna especie podía llegar a los 1.7 kilos.

En el año 1967 el paleontólogo Miquel Crusafont describió un fragmento maxilar que incluía dos dientes encontrados en Sant Cugat de Gavadons (comarca del Moianès, en la província de Barcelona) y que interpretó como un premolar y un molar de Microchoerus ornatus, una especie que había sido descrita el año 1916 a partir de unos restos encontrados en Suiza. La identificación de esta especie en Cataluña suponía su primera presencia fuera de Suiza y ampliaba su distribución geográfica desde Europa central hasta la Península Ibérica. Crusafont publicó los resultados de su estudio en la revista Colloq Int CNRS (acrónimo de Colloques Internationaux Centre National de la Recherche Scientifique).

Miquel Crusafont en una foto de archivo (ICP)

Gairebé 50 anys més tard, un article publicat a l’American Journal of Physical Anthropology pels investigadors de l’Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) Raef Minwer-Barakat, Judit Marigó i el director de l’ICP i investigador ICREA, Salvador Moyà-Solà, descarta l’assignació d’aquestes dues dents a aquesta espècie i en canvia la seva assignació anatòmica. “D’una banda, hem vist que es tracta de dos premolars i no d’un molar i un premolar com va escriure Crusafont”, explica Raef Minwer-Barakat, investigador que encapçala l’estudi. “El desgast de les restes no ens permet saber a quina espècie pertanyen però per la seva mida i alguns trets morfològics si que podem concloure que no es tracta de Microchoerus ornatus”, assegura l’investigador.

Casi 50 años más tarde, un artículo publicado en el American Journal of Physical Anthropology por los investigadores del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) Raef Minwer-Barakat, Judit Marigó y el director del ICP e investigador ICREA, Salvador Moyà-Solà, descarta la asignación de estas dos dientes a esta especie y cambia su asignación anatómica. "Por un lado, hemos visto que se trata de dos premolares y no de un molar y un premolar como escribió Crusafont", explica Raef Minwer-Barakat, investigador que encabeza el estudio. "El desgaste de los restos no nos permite saber a qué especie pertenecen pero por su tamaño y algunos rasgos morfológicos si que podemos concluir que no se trata de Microchoerus ornatus", asegura el investigador.

Este tipo de rectificaciones son esenciales en ciencia y ayudan a entender cómo funciona el método científico. "Con el conocimiento que había entonces y los recursos técnicos que se disponía, Crusafont consideró que ésta era la asignación más probable", explica MinWin-Barakat, que en los últimos seis años ha reiniciado el estudio de estos primates fósiles en la Península Ibérica. "Determinar correctamente el registro fósil de primates del Eoceno no sólo es importante para clasificar adecuadamente las colecciones de fósiles sino sobretodo para establecer correctamente la distribución geográfica de estas especies y establecer sus relaciones filogenéticas", ha comentado.

Como ocurre con todos los representantes de su grupo, los restos fósiles de Microchoerus corresponden fundamentalmente a dientes aislados, fragmentos de cráneos y de mandíbulas. Su dentición se caracteriza por presentar incisivos superiores e inferiores grandes y caninos relativamente pequeños. Pero las piezas más características son los molares, que presentan una serie de repliegues de esmalte muy complejos. A partir de la morfología dental, se interpreta que Microchoerus tenía una alimentación básicamente frugívora, aunque podía incluir también en su dieta frutos secos y semillas.

Noticias relacionadas:

Last modified on Martes, 01 Marzo 2016 13:59
Rate this item
(0 votes)

Patrons:

logo generalitat        logo uab

Guardons:

Excellence in research

Amb el suport de:

logo icrea    logo ue

Membres de:

logo cerca b