fbpx

Imatge d'un mòsquid actual.

Hispanomeryx andrewsi es la nueva especie extinta de ciervo almizclero del Mioceno medio, descrita a partir de fósiles de las colecciones históricas del Museo Americano de Historia Natural (AMNH),  recogidos en unas excavaciones en China, en la Formación Tunggur, en los años 30 del siglo pasado. El trabajo, publicado en elJournal of Vertebrate Paleontology en noviembre de 2011, lo firman diferentes investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid junto con Daniel DeMiguel, investigador del ICP.

Los mósquidos, o ciervos almizcleros, son una familia de rumiantes inermes (sin apéndices craneales) actualmente reducidos al género Moschus – del que se conocen siete especies-  con presencia en diferentes países asiáticos. Sin embargo, los restos fósiles más antiguos de la familia, Micromeryx e Hispanomeryx se conocían sólo en el Mioceno europeo. En el caso de Hispanomeryx, se habían descrito hasta el momento tres especies, todas a partir de fósiles recuperados en yacimientos de la Península Ibérica.

El artículo “The first known Asian Hispanomeryx (Mammalia, Rumimanta, Moschidae)”, sin embargo, da luz a unos fósiles recuperados por investigadores del AMNH hace casi un siglo, que suponen un elemento clave en el estudio de la dispersión y evolución del género. Los restos fósiles pertenecen a diferentes elementos de la dentición de varios individuos así como a una primera falange, todos encontrados en el yacimiento Wolf Camp, en la región de Mongolia (China), en excavaciones realizadas en 1930 por el paleontólogo Roy Chapman Andrews. La nueva especieHispanomeryx andrewsi, que vivió hace unos 12 millones de años en China, ha recibido su nombre en honor a este paleontólogo. Chapman lideró las expediciones al desierto del Gobi en las que se encontraron los ya archi famosos dinosaurios fósiles.

Este trabajo recoge también un estudio filogenético de este género, que situaría a la nueva especie H. andrewsi como una forma intermedia entre H. daamsi y H. aragonensis, especies endémicas de la Península Ibérica. Con esto, se muestra que los mósquidos se habían dispersado ya por toda Eurasia antes de su extinción en Europa, hace unos 8 millones de años.

 

Imatge de les restes fòssils d'Hispanomeryx andrewsi.

Redescubriendo las colecciones clásicas

En palabras del investigador Daniel DeMiguel, los fondos del AMNH nunca dejan de sorprender a uno, tanto por sus increíbles exposiciones, abiertas a todo el público, como por las colecciones de acceso exclusivo a los investigadores. Miembros del equipo encontraron abandonados en un cajón unos restos inéditos de un mósquido, cuya morfología dental era muy  diferente de las que se habían establecido hasta la fecha para las distintas especies de Hispanomeryx. Esto nos hizo “desenpolvar” los restos para estudiarlos con detalle. El hallazgo ha sido tal que demuestra que el género  estuvo también presente en Asia, y que tuvo un gran éxito evolutivo quizá precisamente por esta inesperada plasticidad en su dentición. No me cabe duda de que otras muchas sorpresas están a la espera de ser “descubiertas” en las colecciones clásicas (y ya casi olvidadas) de museos como el AMNH.

+ info Sánchez, I. M., DeMiguel, D., Quiralte, V. & Morales,J. (2011). The first known Asian Hispanomeryx (Mammalia, Ruminantia, Moschidae). Journal of Vertebrate Paleontology 31(6): 1397-1403.

 

 

Imatge d’un panda gegant actual.

Investigadores del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) en colaboración con investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y la Universidad de Valencia (UV) publican esta semana en la prestigiosa revista PLOS ONE un trabajo que describe un nuevo género de úrsido, Kretzoiarctos, que sitúa el origen del linaje del panda gigante en España hace entre 11 y 12 millones de años.

El panda gigante Ailuropoda melanoleuca, que actualmente sólo habita en China, habría evolucionado a partir de formas más basales, de las cuales los restos más antiguos se han encontrado en el Abocador de Can Mata (els Hostalets de Pierola, Barcelona) y Nombrevilla (Daroca, Zaragoza).

 

La filogenia del panda gigante, los típicos osos blancos y negros que devoran el bambú en algunas cordilleras del centro de China, ha sido objeto de debate entre biólogos y paleontólogos desde hace décadas. Gracias a los datos moleculares actualmente sabemos que es un úrsido, un taxón hermano de los osos actuales. Pero cuáles son y dónde están sus orígenes son preguntas científicas aún sin respuesta.

 

 

Dibuix de la mandíbula de Kretzoiarctos trobada a l’Abocador de Can Mata.

Hasta hace poco, los restos fósiles del Mioceno superior chino, hace entre 7 y 8 millones de años, eran los restos más antiguos de los Ailuropodinae, el grupo que incluye a los pandas actuales y las formas extintas conocidas de los panda gigantes. En los últimos años se han publicado trabajos presentando restos fósiles más antiguos de este grupo hallados en Europa, pero el registro era pobre y no permitía sacar demasiadas conclusiones. En el trabajo que acaba de publicar la revista PLOS ONE, encabezado por Juan Abella del MNCN y que cuenta con la participación de cuatro investigadores del ICP, se documentan nuevos restos de panda gigante encontradas en el Abocador de Can Mata (els Hostalets de Pierola, Barcelona), que complementan los hallados en el yacimiento de Nombrevilla 2 (Daroca, Zaragoza), y que permiten describir el género basal más antiguo de panda gigante. Kertzoiarctos es el nombre que ha recibido este nuevo panda gigante extinto, en memoria del paleontólogo griego Miklós Kretzoi, quien lideró durante muchos años las excavaciones de los famosos yacimientos de Rudabánya (Hungría).

Los restos encontrados en Zaragoza habían sido asociadas inicialmente al género Agriarctos, y habían permitido crear una nueva especie, Agriarctos Beatrix, similar a otros restos del Mioceno superior encontrados en Hatvan, Hungría. Entre estos restos, sin embargo, no había dentición inferior, lo que dificultaba la comparación con la especie tipo del género, Agriactos gaali. Pero una nueva mandíbula de la misma especie, encontrada ahora en el Abocador de Can Mata, ha permitido comparar los restos españoles con los húngaros y ha mostrado que las diferencias son suficientemente significativas como para describir un nuevo género extinto de panda gigante.

 

Restes fòssils de Kretzoiarctos trobades a l’Abocador de Can Mata (els Hostalets de Pierola, Barcelona) i a Nombrevilla 2 (Daroca, Saragossa).

Con los restos encontrados hasta ahora, el linaje del panda gigante tendría sus orígenes en la Península Ibérica, extendiéndose durante el Mioceno medio por Eurasia. Durante el Plio-Pleistoceno la distribución de este grupo se habría reducido solo a China y el sudeste asiático. Según los métodos genéticos, los ailuropodins se habrían separado de las otras subfamilias de osos actuales durante el Mioceno inferior, hace unos 20 millones de años.

+ info Abella, J., Alba, D.M., Robles, J.M., Valenciano, A., Rotgers, C., Carmona, R., Montoya, P. & Morales, J. (2012). Kretzoiarctos gen. nov., the oldest member of the giant panda clade. PLoS ONE, 7(11):e48985

 

Patrons:

logo generalitat        logo uab

Awards:

Excellence in research

With the support of:

logo icrea    logo ue

CERCA Center:

logo cerca b

xnxxarabsex

sexe libre

sexsaoy

sexjk

russian sex

afdalsex