El investigador del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP), Arnau Bolet, describe en un artículo en la revista Paleontología Electronica distintos taxones de lagartos y anfisbenas (un grupo de reptiles a menudo conocidos como "culebrilla ciegas") que vivieron en Cataluña hace unos 50 millones de años. En otro artículo publicado recientemente en Journal of Vertebrate Paleontology, el investigador también redescubre un fósil de lagarto que se creía perdido desde finales del siglo XIX.

Un equipo de investigadores del Departamento de Geología de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y el Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) ha publicado en la revista PLOS ONE la descripción de un gran conjunto de huellas de arcosauromorfos, reptiles que posteriormente dieron lugar a los cocodrilos y a los dinosaurios. Entre ellas, las de una nueva especie, Prorotodactylus mesaxonichnus, correspondiente a un reptil que vivió en el Pirineo hace entre 247 y 248 millones de años pero que no estaría emparentado con los dinosaurios.

Reconstrucció de Jucaraseps grandipes.

Jucaraseps grandipes es el nombre del nuevo género y especie de lagarto cretácico que ha publicado recientemente la revista Palaeontology. Se trata de un lagarto extinto diminuto, de unos 27 milímetros de longitud (sin contar la cola) y menos de un gramo de masa, cuyo esqueleto fósil articulado se encontró en el yacimiento de Las Hoyas, en Cuenca. El trabajo lo firman el investigador del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) Arnau Bolet y la investigadora de la University College of London (UCL) Susan E. Evans.

El yacimiento cretácico de Las Hoyas, que data de hace unos 120 millones daños, es conocido internacionalmente por el hallazgo de numerosos esqueletos articulados de vertebrados en un estado de preservación excepcional. El trabajo que ha publicado la revista Palaeontology en su edición online, y que firman Arnau Bolet del ICP y Susan E. Evans de la UCL, describe un nuevo género de lagarto a partir de los restos de un esqueleto en conexión extremadamente pequeño pero muy bien preservado.

 

Holotipus i dibuix de Jucaraseps grandipes.

La nueva especie ha sido bautizada como Jucaraseps grandipes. El género recibe su nombre a partir del río Jucar, que pasa cerca del yacimiento, y de la palabra latina seps que significa lagarto o serpiente. grandipes, por su parte, deriva de las palabras latinas grandis y pes, que quieren decir grande y pie. De hecho, la configuración que presentaJucaraseps, en la que las patas son bastante reducidas pero los pies son proporcionalmente muy grandes, es única entre todos los lagartos, tanto fósiles como actuales. El holotipo de esta especie se encuentra depositado en elMuseo de las Ciencias de Castilla-La Mancha en Cuenca. 

Si lo comparamos con otros lagartos actuales y teniendo en cuenta el hábitat de Las Hoyas en el Cretácico Inferior, probablemente Jucaraseps era un lagarto terrestre que cazaba pequeños insectos, y que habría sido presa de otros pequeños vertebrados y, tal vez, también de grandes invertebrados.

Hasta ahora se desconocían lagartos tan pequeños del período del Cretácico, aunque entre los amniotas actuales las especies más pequeñas son todas lagartos. Tener un tamaño tan pequeño conlleva un gran número de ventajascomo una maduración mucho más rápida, más agilidad, necesidades energéticas más reducidas y el hecho que facilita tener poblaciones más grandes, con una mayor reserva genética.

 

Siluetes dels diferents llangardaixos fòssils de Las Hoyas.

Jucaraseps es el más pequeño de los cinco tipos de lagartos encontrados en Las Hoyas. Hace unos meses, los mismos investigadores publicaron un trabajo sobre el segundo espécimen de Scandensia ciervensis encontrado en este yacimiento. Además, del género Meyasaurus se han encontrado diferentes ejemplares, seis de los cuales ya se han descrito y otros aún deben estudiarse. Hace unos años se describió también el lagarto Hoyalacerta sanzi, que sólo es conocido por el ejemplar tipo. Del quinto lagarto sólo se conocen los osteodermos (placas dérmicas), que son bastante característicos y permiten relacionarlo con los Paramacellodidos, un tipo de lagarto ampliamente distribuido en el Mesozoico.

Las Hoyas es un yacimiento de una riqueza excepcional, que ha entregado también numerosos restos fósiles de peces, anfibios (ranas y salamandras) y reptiles como cocodrilos, tortugas y aves, además de los lagartos.

+ info Bolet, A. & Evans, S.E. (2012). A tiny lizard (Lepidosauria, Squamata) from the Lower Cretaceous of Spain. Paleontology 55: 491–500.

 

Jacques Gauthier amb l'investigador de l'ICP Arnau Bolet, expert del centre en llangardaixos del Cretaci.

 

Jacques Gauthier, profesor de Geología y Geofísica y conservador jefe de Paleontología de Vertebrados y conservador de Zoología de Vertebrados en el Museo Yale Peabody de Historia Natural, vino al ICP para consultar nuestras colecciones. Estaba interesado en nuestros lagartos fósiles, que vivieron hace unos 125 millones de años en el Cretácico temprano.


Jacques Gauthier (JG): Sí, estoy interesado en el registro de lagartos en España debido principalmente al lapso de tiempo que está representado. Los lagartos son principalmente animales terrestres, y el registro fósil del Cretácico temprano en los EEUU es básicamente de sedimentos marinos.  La calidad de preservación de las antiguas capas lacustres es increible, y existen pocos lugares en el mundo que ofrezcan una ventana tan clara al momento en que las raíces de la biodiversidad moderna estaban emergiendo.

Gauthier lidera el grupo "Deep-Scaly" del proyecto "Montaje del Árbol de la Vida", financiado por la Fundación Nacionals para la Ciencia de los EEUU y el que los científicos tratan de profundizar en la arquitectura básica de la genealogía de la vida. Utilizan diferentes tecnologías para reunir todos los datos que puedan aportar información: desde escaneos TC de alta resolución de lagartos fósiles y vivos, a secuencias de ADN, al comportamiento, así como también información sobre cómo y dónde vivieron los lagartos (y las serpientes). ¿Por qué son tan importantes los lagartos?

JG: Estamos interesados ​​en entender cómo ha evolucionado la vida, tanto desde una perspectiva histórica -¿qué sucedió con los lagartos hace 65 millones de años cuando el impacto de un asteroide exterminó a los dinosaurios gigantes?- como desde una perspectiva mecanicista -?¿cómo interaccionaron los genes que regulan la producción de las proteínas para convertir a un lagarto en un serpiente? Una de las cosas importantes es aprender cómo se produjeron las principales transiciones morfológicas: de vivir en el continente a vivir en el océano, desde la vida terrestre a volar, de ser incapaz de correr y respirar al mismo tiempo como es el caso de los lagartos a sí poder hacerlo, como lo hacen los mamíferos. ¿Cómo llegaron los procesos evolutivos a una ballena, a una ave , o a los seres humanos? Los lagartos pueden decirnos muchas cosas sobre estos problemas.

 

 

Reconstrucció d'un llangardaix cretàcic.

El trabajo de este equipo multidisciplinar está mejorando nuestra comprensión de la evolución. Estudiando a los lagartos encontraron lo que parecía ser una contradicción entre dos conjuntos de datos. Una fuerte señal en genes apoyaba un árbol evolutivo de los lagartos, pero una señal igual de potente a partir de la anatomía señalaba a otro árbol evolutivo. Algo estaba mal, ya que no se puede ser simultáneamente padre e hijo de una misma especie, tiene que existir una única genealogía de la vida. Y sin embargo, ¡se encontraron claras evidencias de dos genealogías diferentes! Y en este punto se encuentran trabajando, tratando de averiguar que pasó, ya que este patrón se ha encontrado en otros grupos, por lo general en las ramas más profundas del árbol, que tuvieron lugar muy rápidamente yhace mucho tiempo.

JG: La pregunta es ¿qué nos dice esto acerca de nuestra capacidad para reconstruir la historia de la vida. Hemos probado el método a partir de virus que se alimentan de bacterias. En 72 horas se pueden obtener miles de generaciones, y podemos sacar algunos de ellos y congelarlos: creamos fósiles. Hemos verificado que mirando su ADN podemos reconstruir el verdadero árbol. Esto significa que los métodos utilizados funcionan. ¿Por qué no funcionaron en este caso?

Una mejor comprensión del árbol de la evolución de los lagartos significa también una mejor comprensión de la evolución. Darwin básicamente dijo que la razón por la que uno tiene el aspecto que tiene es porque lo ha heredado de su madre y su padre. Sin embargo, entonces, la pregunta es: ¿por qué no una sola especie que viva en todas las situaciones ecológicas en todo el planeta, un poco como Homo sapiens? ¿Por qué hay tantos tipos de animales vivos?

JG: En la actualidad, se conocen miles de especies de mamíferos. Los mamíferos y los reptiles (incluídas las aves) forman dos de las grandes ramas del árbol de la vida, pero no han compartido un ancestro desde hace 300.000.000 de años. En esa cantidad de tiempo tenemos alrededor de 5.000 mamíferos diferentes, pero en cambio más de 23.000 reptiles. Si han tenido el mismo tiempo para crear especies, ¿por qué tan pocos mamíferos y tantos reptiles? En la actualidad, los reptiles más diversos son los lagartos y las aves (10.000 en cada caso) Existen unas pocas especies de cocodrilos (24), y aunque se parecen más a los lagartos, de hecho están más cercanos a las aves (los dinosaurios vivos). Los cocodrilos, por ejemplo, construyen nidos, protegen a sus crías, cantan para defender su territorio y atraer a su pareja. Desde el punto de vista de la anatomía, ambos pueden respirar mientras corren y tienen pulmones elaborados con el aire circulando en una dirección, y muchas, muchas otras novedades evolutivas. Pero aunque ahora exiten muchas más aves (dinosaurios) que cocodrilos, esto no ha sido siempre así: hace 200 millones de años había el doble de especies de cocodrilos que de dinosaurios. ¿Que sucedió?

Las aves vuelan. ¿Cuál es la forma intermedia entre volar y no volar? Este fue durante mucho tiempo uno de los grandes problemas para los científicos y los no científicos para aceptar la evolución. El otro era aceptar que los humanos somos simios africanos. La respuesta llegó a través del registro fósil de dinosaurios y humanos. Jacques Gauthier fue uno de los primeros en demostrar con datos que las aves son dinosaurios.

JG: Yo, como estudiante graduado, empecé a perseguir a esta pregunta, de cómo las aves encajan en el árbol de la vida. Reuní algunos datos y los analicé con algunos programas diseñados para reconstruir esta historia ... y fue muy fácil. Había un montón de datos que apoyaban que los dinosaurios extintos era formas intermedias entre las formas típicamente reptilianas y las aves. Sabía por mi formación que este era un gran debate: ¿las aves eran o no dinosaurios? ¡Pero era tan fácil obtener la respuesta a esta pregunta para alguien que sabía de lagartos!

Una vez más, la evolución dice: lo que uno parece no siempre lo dice todo sobre lo que uno es.

 + info sobre la investigación en lagartos del Cretáceo en el ICP: Jucaraseps, Scandensia

 

Dragó comú fotografiat al Prepirineu. Arnau Bolet.

El investigador del ICP Arnau Bolet publica, conjuntamente con Susan E. Evans del University College of London(Reino Unido), un artículo donde describe 17 taxones diferentes de lagartos y anfisbenas (un grupo de reptiles escamosos diferente de los lagartos y las serpientes) del yacimiento Eoceno de Sossís (Pallars Jussà). El trabajo que aparece esta semana en la revista Paleontologia Electronica revela una diversidad de lagartos en este yacimiento de hace unos 35 millones de años superior a la que hay en toda Cataluña hoy en día.

La diversidad de lagartos del Eoceno en Europa era bastante bien conocida en países como Francia, Alemania, Suiza e Inglaterra, pero su conocimiento en la Península Ibérica se restringía a un solo yacimiento del Eoceno inferior de Portugal. Aunque el yacimiento de Sossís se conoce desde 1940, nunca hasta ahora se había hecho una descripción exhaustiva de la diversidad de lagartos que escondía.

En el trabajo que publica esta semana la revista Paleontologia Electronica, Arnau Bolet, investigador del grupo de Faunas del Mesozoico del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont y Susan E. Evans, del University College of London, describen por primera vez la asociación de lagartos de un yacimiento del Paleógeno (hace entre 65 y 25 millones de años) en España. Los autores describen hasta 17 taxones distintos de lagartos y anfisbenas (el único representante actual de las cuales en Europa es la culebrilla ciega que, pese a su nombre, no es una serpiente) lo que supone que la diversidad en un solo yacimiento sea superior a la que actualmente hay en Cataluña, donde se conocen 11 géneros de lagartos vivos.

En este artículo se confirma la presencia de cordiliformes, un tipo de lagartos cuya presencia en Europa no era clara durante el Eoceno, y que actualmente sólo sobreviven en Madagascar y en África oriental. Los representantes actuales de este grupo tienen el cuerpo y la cabeza aplanada y se caracterizan por la presencia de osteodermos (placas óseas presentes en las escamas de algunos reptiles) rectangulares y/o espinosos dispuestos en hileras regulares por todo el cuerpo y la cola.

 

Lacèrtids, cordiliformes i scincids del jaciment Eocè de Sossís. 1-6: fragments de dentició de diferents lacèrtids; 7: fragment de dentició de possible cordiliforme; 8: fragment de dentició de possible escíncid; 9-11: fragments cranials de lacèrtids; 12: osteoderm de cordiliforme

Algunos de los grupos identificados en este estudio tienen representantes actuales en Cataluña, como por ejemplolacértidos (grupo al que pertenecen los lagartos verdes y las lagartijas), los dragones, los escíncidos (grupo al que pertenecen los actuales eslizones), anguinos (por ejemplo los actuales luciones) y anfisbenas (la actual culebrilla ciega). Otros, como los iguanios y cordiliformes ya no se encuentran en Europa o se han extinguido totalmente, como los gliptosaurinos. Estos últimos fueron un grupo de lagartos típicamente cubiertos por osteodermos tuberculados poligonales o rectangulares, dándoles un aspecto parecido al del actual monstruo de Gila americano (géneroHeloderma).

Lacèrtid fotografiat al Prepirineu. Arnau Bolet.

Algunos de los taxones identificados en este yacimiento son los llamados "termofílicos", e indican un clima más cálido que el actual durante el Eoceno en Cataluña. Estas observaciones confirman las conclusiones basadas en el estudio de otros reptiles y mamíferos, que indican que durante el Eoceno el clima en Europa era de tipo subtropical.

Equivalencia con Francia


La fauna de lagartos de Sossís es parecida a la encontrada en los yacimientos clásicos de las Phosphorites du Quercy(Francia), lo que apoya los estudios que proponen que las faunas francesas de mamíferos del Eoceno comparten muchos taxones con las de las cuencas surpirenaicas en Catalunya.

Un nuevo taxón identificado en este trabajo, compartido por Sossís y un yacimiento francés, será descrito próximamente en otro artículo.

+ info http://palaeo-electronica.org/content/2013/412-eocene-squamates-from-spain

 

Patrons:

logo generalitat        logo uab

Guardons:

Excellence in research

Amb el suport de:

logo icrea    logo ue

Membres de:

logo cerca b