En l'esquelet s'observen algunes vèrtebres i altres ossos que podrien ser del braç de l'animal. ICP

Esta mañana se han iniciado las tareas para extraer un pequeño esqueleto de hace más 65 millones de años y de identidad aún desconocida en Coll de Nargó, en el Alt Urgell. La proximidad de numerosas puestas de dinosaurios y la presencia de cáscaras cercanas al fósil hace pensar a los investigadores que podría tratarse de una cría de dinosaurio o de algún depredador que se alimentaba de estas. Los resultados de la investigación no se conocerán hasta después del verano, pero aportarán nueva información sobre el comportamiento reproductor de los dinosaurios que habitaban esta zona hace más de 65 millones de años.

Hoy se han retomado las campañas de excavaciones paleontológicas dirigidas desde el Grupo de Investigación del Mesozoico del ICP, con la colaboración del Área de Estratigrafía de la UAB, el Museo de la Conca Dellà, grupos de aficionados vinculados al Institut de Estudis Ilerdencs (Sección de Geo-paleontología) y el colectivo ADAU (Amics dels Dinosaures de l’Alt Urgell). La primera acción de esta campaña ha consistido en empezar las actuaciones para extraer un pequeño esqueleto asociado a un conjunto de huevos de dinosaurio encontrado hace algunas semanas.

La parte visible del esqueleto está formada por cinco o seis vértebras y huesos que podrían pertenecer al brazo del animal. Se trata de un esqueleto articulado, es decir, los restos se encuentran en posición anatómica lo que lo hace muy interesante para los paleontólogos. Los investigadores barajan dos hipótesis: que se trate de una cría de un dinosaurio o de un depredador. Los resultados de la investigación no se conocerán hasta el mes de octubre pero, en cualquier caso, aportarán nueva información sobre el comportamiento reproductor de los dinosaurios que habitaban el Pirineo hace entre 65 y 70 millones de años. El hallazgo es excepcional ya que en esta zona se habían encontrado muchos nidos de huevos de dinosaurio, pero nunca un esqueleto tan completo como este.

Detall d'una de les vèrtebres del fòssil. ICP

En los próximos días se perforará alrededor del fósil y se inyectará cemento expansivo para extraer un bloque de roca que contenga el esqueleto. Este bloque será trasladado al laboratorio de preparación del ICP donde será restaurado para que pueda ser estudiado por los investigadores. No será hasta entonces que se podrá conocer más detalles sobre la especie a la que pertenece este fósil. Si se trata de un dinosaurio, su análisis podría permitir conocer qué especie es la responsable de las numerosas puestas de la zona. La alternativa que barajan los científicos es que se trate de los restos de un depredador carnívoro que se alimentase de dinosaurios, lo que apoyaría la hipótesis de que los dinosaurios ponían los huevos y los abandonaban. Este hecho permitía que apareciesen depredadores que atacasen  las crías.

El hallazgo de los restos fue realizada Francesc Pérez Peralba, miembro de los Amigos de los Dinosaurios del Alt Urgell (ADAU) que dio aviso a paleontólogos del ICP. Para garantizar la preservación de un fósil tan frágil, esta mañana se ha realizado un molde de precisión con silicona.

 

Els investigadors Àngel Galobart i Albert Garcia-Selles es disposen a realitzar un motlle de silicona del fòssil. ICP  . ICP

Con esta excavación se ha dado el pistoletazo de salida a una ambiciosa campaña de trabajos de campo del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont que este verano incidirá en los yacimientos con huesos de dinosaurio de Orcau-1 y Costa de Solanes (municipio de Isona i Conca Dellà), els Nerets (Tremp), y el de huellas de Orcau-2 y Llau de la Costa (Isona i Conca Dellà), todos ellos en la Comarca del Pallars Jussà. Esta campaña se cerrará con la excavación en septiembre del yacimiento del Espinau (Santa Linya y Avellanes / Ager) en la comarca de la Noguera, un yacimiento donde se hará la cuarta campaña de excavación para descubrir más huesos de los dinosaurios herbívoros llamados hadrosaurios.

Los yacimientos de la vertiente sur de los Pirineos son clave en el estudio y conocimiento de los últimos cinco millones de años de existencia de los dinosaurios. La Conca de Tremp (Lleida), el sinclinal de Vallcebre (Berguedà), el Valle del Río Sallent (Alt Urgell) y el flanco sur del Montsec (La Noguera) contienen un registro sedimentológico del Cretácico superior y Terciario, que va desde el final del campaniano hasta el Paleógeno. En estas cuencas se está recuperando un gran número de restos de dinosaurios, así como otra fauna de vertebrados, invertebrados y restos vegetales que son la base del estudio de estos paleoecosistemas. Así, Cataluña se propone como uno de los pocos lugares en el mundo para comprender qué pasaba justo antes de la extinción que se produjo hace unos 65 millones de años y terminó con la presencia de los dinosaurios sobre la Tierra.

Noticias relacionadas:

- Identificadas cuatro nuevas especies de huevos de dinosaurio en Coll de Nargó

- Se presenta el nido con huevos de dinosaurio más grande de Europa.

 

 

 

Detall de les vèrtebres de l'esquelet desaparegut. ICP.

Los restos del esqueleto que los investigadores del ICP estaban extrayendo desde el lunes de la semana pasada en Coll de Nargó fueron robados la noche del jueves al viernes. Los hechos fueron denunciados a los Mossos d’Esquadra que han abierto una investigación. Hay antecedentes sobre el expolio de fósiles en la zona a pesar de que la legislación vigente prohíbe la extracción sin autorización y su comercialización.

El pasado lunes, el Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont inició la campaña de excavaciones en Coll de Nargó (el Alt Urgell) con el objetivo de extraer un esqueleto de un pequeño vertebrado encontrado algunas semanas atrás por un miembro de la ADAU, la Associació d’Amics dels Dinosaures de l’Alt Urgell. Los trabajos estaban en su fase final y los investigadores preveían extraer el fósil el mismo viernes para trasladarlo a Bellaterra para su restauración y posterior estudio. Cuando los investigadores llegaron al yacimiento viernes por la mañana, el fósil ya no estaba.

Los hechos fueron denunciados a los Mossos d’Esquadra que desplazaron una unidad de la policía científica que identificó roderas y huellas frescas cercanas a la zona e inició una investigación para tratar de recuperar la pieza. Se desconoce el móvil del robo y no se descarta ninguna hipótesis. El yacimiento de Pinyes de Coll de Nargó es uno de los más importantes del mundo en huevos de saurópodo de hace unos 70 millones de años y en él se encontró la puesta de huevos de dinosaurio más completa de Europa. Se da la circunstancia que algunos yacimientos de la zona habían sido objeto de expolio años atrás.

Ángel Galobart, responsable del Grupo de investigación de Mesozoico del ICP ha comentado que "El hallazgo de este fósil había levantado mucha expectación, pues era la primera vez que se encontraba un esqueleto que parecía bastante entero en un lugar que parece claramente que era una zona de nidificación". La parte visible del esqueleto estaba formada por cinco o seis vértebras y huesos que podrían pertenecer la extremidad superior del animal. Se desconoce si se trataba de los restos de una cría de dinosaurio o de algún depredador de estos. Sobre la desaparición, Galobart ha dicho que "este robo es una doble pérdida, por un lado por la ciencia pues es una pieza única que podría aportar mucha información sobre el comportamiento nidificador los dinosaurios, pero por otro también lo es para el público general y, sobre todo, por el pueblo de Coll de Nargó y la comarca del Alt Urgell que han apostado por el turismo cultural desde hace ya unos años y que están luchando por tener un museo donde se expongan los hallazgos de dinosaurios de la zona" .

Desde el año 1993 en Cataluña los restos fósiles de vertebrados, como los dinosaurios, se encuentran incluidas dentro del patrimonio cultural catalán y por tanto protegidas. Jordi Galindo, conservador del ICP, ha comentado que "la normativa actual, vigente desde el año 2002, equipara el grado de protección del patrimonio paleontológico en el arqueológico, los robos, destrucciones o daños al patrimonio paleontológico tienen la misma consideración legal que los realizados en un yacimiento arqueológico. "Las actuaciones sobre el patrimonio paleontológico como la prospección, excavación o documentación de restos fósiles, deben estar autorizadas por el Servicio de Arqueología y Paleontología, dependiente del Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya.

Notícias relacionadas:

- Un pequeño esqueleto de Coll de Nargó aportará nuevos datos sobre la reproducción de los últimos dinosaurios

 

 

Reconstrucció de Paraceratherium. Agnès i Aina Amblàs. ICP.

El ICP ha empezado una campaña de micro-mecenazgo en la plataforma Verkami para financiar la edición de Un passeig per la història de la biosfera, una obra de divulgación científica en catalán que ha escrito el investigador del grupo de faunas del Mesozoico Josep Marmi y que describe la historia de la Tierra y de sus habitantes desde sus orígenes, hace unos 4.600 millones de años. ¿Nos ayudas a hacerlo posible?

Con esta campaña de micro-mecenazgo esperan obtener los 3.700 € necesarios para editar este libro que estádestinado al gran público y que vería la luz a principios de otoño. La campaña de micro-mecenazgo sólo dura 40 díasy en este periodo se debe alcanzar la totalidad del importe solicitado. En función de la cantidad aportada ofrecendistintas recompensas, que van desde la mención del mecenas en los créditos del libro, hasta una visita guiada por los yacimientos de Fumanya para ver huellas de dinosaurios.

En este enlace podrá ver todos los detalles del proyecto. En este tipo de campanyas, son tan importantes son las aportaciones individuales como llegar al máximo de personas posible, así que os animamos a que nos ayudéis en ladifusión de esta iniciativa.

La historia de la Tierra y sus habitantes

La obra consta de 250 páginas divididas en 19 capítulos donde se explica de forma muy clara la historia de la vida y su motor, la evolución. Desde disciplinas tan diversas como la paleontología, la biología evolutiva, la biología del desarrollo, la geología, la ecología o la paleoclimatología, Un paseo por la historia de la biosfera propone un viaje a lo largo del tiempo para entender los orígenes de los seres unicel celulares, de las plantas, los animales invertebrados y vertebrados y de los ecosistemas que han formado parte.

La obra habla de dinosaurios y mamíferos gigantescos, como los mamuts que habitaron el planeta hasta hace pocos miles de años, pero también de las formas de vida más pequeñas, como los minúsculos cianobacterias, o de las plantas que tuvieron, y todavía tienen un papel protagonista modificando la química atmosférica o dando cobijo a los animales, haciéndonos la vida más fácil a la hostil medio terrestre. Escrito para que sea comprensible entre el gran público, a través de sus páginas el lector descubrirá los efectos de la variabilidad genética y el ambiente sobre la supervivencia, la adaptación y extinción de las especies.

 

Reconstrucció d'Ambulocetus. Agnès i Aina Amblàs. ICP.

El libro incluye 83 ilustraciones hechas expresamente para esta obra por el mismo autor y las ilustradoras Agnès y Aina Amblàs y Casals que reconstruyen el aspecto de diferentes especies ya extinguidas, como Acanthostega, uno de los primeros vertebrados terrestres que tenía 8 dedos en cada mano, y Ambulocetus, uno de los parientes más primitivos de los cetáceos actuales (delfines y ballenas) que aún no había convertido sus extremidades en aletas.

Josep Maria Marmi i Plana es investigador del grupo de investigación de Mesozoico  del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont.

 

Reconstrucció de Canardia garonnensis (Emiliano Troco)

Investigadores del Bayerische Staatssammlung für Paläontologie und Geologie, del ICP y del Museu de la Conca Dellà describen en un artículo publicado esta semana en la revista PLOS ONE, una nueva especie de hadrosaurio que vivió en la zona de los actuales prepirineos franceses hace entre 68 y 66 millones de años. Algunos restos de esta especie encontradas en Larcan corresponderían a uno de los últimos dinosaurios europeos, ya que se han encontrado bajo una capa con alto contenido de iridio, considerado como una evidencia del impacto del meteorito que causó su extinción.

Los restos que se han encontrado de esta nueva especie provienen de dos yacimientos diferentes. Los más antiguos fueron descubiertos cerca del pueblo de Tricoutè, a 65 km de Toulouse (sur de Francia), donde vivió hace entre 68 y 67 millones de años, mientras que los huesos encontrados en Larcan son más recientes y datan de hace unos 66 millones de años. Estos dos huesos corresponden a uno de los últimos dinosaurios europeos conocidos, ya que se considera que estos animales se extinguió de la Tierra hace 66 millones de años y se han encontrado bajo una capa de iridio, lo que se considera una evidencia de el impacto del meteorito sobre la Tierra que habría provocado su desaparición.

 

Maxil·lar dret de l'holotip de Canardia garonnensis

Canardia garonnensis, la nueva especie descrita en la revista PLOS ONE por el investigador Albert Prieto-Márquez, delBayerische Staatssammlung für Paläontologie und Geologie (en Munich), Fabio M. Dalla Vecchia y Angel Galobart (ICP) y Rodrigo Gaete (del Museo de la Conca Dellà), pertenecía al grupo de los hadrosaurios, dinosaurios vegetarianos también conocidos como dinosaurios "pico de pato" porque presentaban un morro aplanado como el pico de los patos actuales . El nombre con el que ha sido bautizada esta especie deriva de la palabra "canard" (pato, en francés), mientras que "garonnensis" hace referencia al departamento del Alto Garona donde fue encontrado.

Diversos ossos del crani de Canardia garonnensis

Esta nueva especie se considera un miembro primitivo de los lambeosaurinos, un grupo caracterizado por la presencia crestas óseas en la parte superior del cráneo, la función se hipotetiza que sería una especie de caja de resonancia para permitir la comunicación entre los animales de la misma especie. Canard garonnensis habría sido emparentado estrechamente con la especie Aralosaurus tuberiferus descubierta en Kazajstán.

Los fósiles de Canardia corresponderían a un animal de tamaño relativamente pequeño dentro de los dinosaurios, lo que puede explicarse por la condición de insularidad en el que vivió esta especie. Hace 67 millones de años, Francia y buena parte de la Península Ibérica eran parte de una gran isla que formaba parte del Archipiélago Europeo. Los animales de grandes dimensiones que viven en islas tienden a presentar unas dimensiones inferiores que sus parientes continentales, en un fenómeno que es conocido como enanismo insular.

Los antepasados ​​de Canardia habrían llegado a Europa desde Asia hace unos 70 millones de años.

+ info: Prieto-Márquez A, Dalla Vecchia FM, Gaete R, Galobart À (2013) Diversity, Relationships, and Biogeography of the Lambeosaurine Dinosaurs from the European Archipelago, with Description of the New Aralosaurin Canardia garonnensis. PLoS ONE 8(7): e69835. doi:10.1371/journal.pone.0069835

 

Página 3 de 3

Patrons:

logo generalitat        logo uab

Awards:

Excellence in research

With the support of:

logo icrea    logo ue

CERCA Center:

logo cerca b

xnxxarabsex

sexe libre

sexsaoy

sexjk

russian sex

afdalsex