Un fémur de 30 millones de años aporta claves sobre la separación de los linajes de los hominoideos y los monos del Viejo Mundo

El estudio morfométrico del fémur del primate fósil Aegyptopithecus zeuxis ha revelado que la estructura de la cadera (una parte de la anatomía muy relacionada con el sistema locomotor) de los cercopitécidos (o monos del Viejo Mundo) y los hominoideos (que incluyen los simios antropomorfos como los chimpancés y los humanos) divergió evolutivamente en direcciones opuestas a partir de una forma primitiva del Oligoceno.

En algún momento de hace unos 25 millones de años las líneas evolutivas de los cercopitécidos (el grupo de primates también conocido como los monos del Viejo Mundo, representadas actualmente por especies como los babuinos o los macacos) y de los hominoideos (que incluye los grandes simios antropomorfos como los chimpancés o los gorilas, los humanos, y también los gibones y siamanes) se separaron. De esta fase clave en la evolución de los primates se tiene muy poca información debido a la incompletitud del registro fósil.

Una de las diferencias principales entre los dos grupos radica en la estructura de sus caderas, es decir, la región donde el fémur se articula con el coxal y permite el movimiento de las extremidades posteriores. Estas diferencias están relacionadas con sus adaptaciones locomotoras: mientras que los cercopitécidos tienen un movimiento más limitado y son básicamente cuadrúpedos, los hominoideos exhiben una mayor libertad de movimientos que les ha permitido adaptar formas de desplazamiento muy diversas que van desde el bipedismo humano a trepar a los árboles o a la braquiación, como los gibones. En la imagen de portada se muestra un representante actual de cada uno de estos dos grupos donde se pueden apreciar sus diferencias morfológicas.

Un equipo internacional de investigadores encabezados por Sergio Almécija, investigador del Museo Americano de Historia Natural (AMNH) y asociado al Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) ha analizado la zona proximal (la que está en contacto con el coxal) del fémur de Aegyptopithecus . Esta especie de primate descrita en Egipto se estima que pesaba unos 6-7 Kg y es considerado como un catarrino basal avanzado, es decir, un ancestro común de hominoideos y cercopitécidos. Los resultados del estudio han sido publicados hoy en la revista Nature Communications.

Imagen 2. Fémur de Aegyptopithecus zeuxis (DPC 24466) de la formación Jebel Quatrans (Egipto) excavado en 2009

"Aegyptopithecus es una especie muy interesante de estudiar porque sabemos que vivió en una época muy cercana al momento en que se produjo la separación entre los cercopitécidos y los hominoideos", comenta Almécija. Los investigadores generaron un modelo 3D del fémur para compararlo con el de diferentes especies de primates actuales y fósiles . "Lo que vemos es que, a partir de la forma primitiva de cadera de Aegyptopithecus, los ancestros se de especies actuales como los babuinos tiraron por un lado, mientras que los de gorilas, chimpancés o humanos evolucionaron de una forma totalmente opuesta ", explica el investigador del ICP y el AMNH. "Además, parece ser que las similitudes en esta región anatómica entre orangutanes, gorilas y chimpancés evolucionó de forma independiente", añade Almécija.

En cambio, la anatomía primitiva de Aegyptopithecus no se observa en ninguna especie actual. "Por la información que hemos recopilado sobre este ancestro, creemos que Aegyptopithecus se desplazaba de forma cautelosa a cuatro patas por encima de las ramas de los árboles y que probablemente tenía cierta capacidad de saltar y escalar", concluye Almécija. 

Imagen 3. Recreación artística de un grupo de individuos de Aegyptopithecus durante el Oligoceno. Crédito: Lucille Betti-Nash (modificado por Sergio Almécija).

El fémur objeto de estudio está extremadamente bien conservado y fue excavado en 2009. Su análisis se ha llevado a cabo utilizando técnicas avanzadas de morfometría geométrica 3D y modelos evolutivos para comparar 12 puntos de la zona proximal del fémur de Aegyptopithecus con los de más de 20 especies de primates actuales y extintos, entre los que se incluye de Hispanopithecus laietanus, un hominoideo del Mioceno popularmente conocido como "Jordi" excavado en 1990 en el yacimiento de Can Llobateres (Sabadell, Barcelona).

En la investigación también ha participado Melissa Tallman (Grand Valley State University), Hesham M. Sallam (Mansoura University), John G. Fleagle (Stony Brook University), Ashley S. Hammond (AMNH) y Erik R. Seiffert (University of Southern California).

El Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) es un centro de investigación de referencia dedicado a la investigación en paleontología de vertebrados y la conservación y divulgación del patrimonio paleontológico que tiene como patronos la Universidad Autónoma de Barcelona y la Generalitat de Cataluña y forma parte de institució CERCA (Centres de Recerca de Catalunya).

Imagen de portada. Un chimpancé (Pan troglodytes schweinfurthii) juega con un babuino (Papio anubis) en el Gombe Stream Research Center (Tanzania) . © Kristin J Mosher ( www.kristinjmosherimages.photoshelter.com )

Artículo original: Almécija, S., Tallman, M., Sallam, H.M.,Fleagle, J.G., Hammond, A.S., Seiffert, E.R. Early anthropoid femora reveal divergent adaptive trajectories in catarrhine hind-limb evolution. Nature Communications. DOI: 10.1038/s41467-019-12742-0

Last modified on Viernes, 08 Noviembre 2019 11:43
Rate this item
(0 votes)

Patrons:

logo generalitat        logo uab

Guardons:

Excellence in research

Amb el suport de:

logo icrea    logo ue

Membres de:

logo cerca b